miércoles, 10 de mayo de 2017

,

Alien: Ruptura

COLONIA ESPACIAL DF-345

Una pareja entra corriendo en el escenario. Está oscuro, tenuamente iluminado por una luz rojiza. Cierran tras de sí, jadeantes. Rápidamente comienzan a rebuscar entre las cajas.

                      ANTONIO
          ¡Busca un rifle de plasma o una
          torreta automática!
 
                      PURI
          Creo que eres demasiado optimista.
          Las armas se guardaban en las salas
          adjuntas a los barracones de los
          guardias, ¿recuerdas?
 
                      ANTONIO
          Pues entonces busca cualquier cosa
          que podamos usar como un arma.

Puri blande una espumadera en dirección a Antonio. Este se encuentra de espaldas y se gira rápidamente.

                      ANTONIO
          Mierda...

                      PURI
          Hemos ido a parar al almacen de las
          cocinas. Una vez más tu afilado
          sentido de la orientación ha
          resultado ser una birria.

                      ANTONIO
          ¡Como si hubiera tenido tiempo de
          pensar qué corredor tomar mientras
          veía cómo una de esas cosas se
          comía las piernas del electricista!
          Es un milagro que me hayan
          respondido y no me haya quedado
          clavado en el suelo. Y no te quejes
          tanto, tú bien podrías haber tomado
          el camino correcto.

Puri sigue rebuscando pero al final se rinde. Se sienta en
una de las cajas.

                      PURI
          Aquí no hay nada...

Antonio patea una de las cajas con desesperación antes de sentarse junto a Puri.

                      ANTONIO
          Recuérdame una vez más por qué
          tuvimos que venir a esta bola
          infecta en mitad del espacio
          inexplorado.

                      PURI
          Vivíamos en Murcia.


                      ANTONIO
          No es razón suficiente.

                      PURI
          Somos licenciados en Filosofía y
          Letras y no encontrábamos trabajo
          en la Tierra.

                      ANTONIO
          Podríamos habernos enrolado en un
          circo o haber repartido el 20
          minutos en la estación del
          aerotaxi.

                      PURI
          Hiciste un monólogo sobre el
          programa espacial español a
          principios de los 70.

                      ANTONIO
          Ja, ja. Muy graciosa. Eso es muy
          fan service.

                      PURI
          Pues déjame en paz y no preguntes
          gilipolleces, que estamos a punto
          de convertirnos en pinchos morunos
          xenomorfos.

Antonio echa un vistazo a su alrededor. Todo está oscuro y en silencio. Intenta pasar un brazo por los hombros de Puri. Ella, incómoda, no reacciona. Le mira fíjamente y le retira
el brazo.
                      ANTONIO
          Tampoco estamos tan mal...

Segundos en silencio en los que mira al suelo mientras Puri se muestra muy incómoda y mira al lado opuesto a donde se encuentra Antonio.

                      ANTONIO
                (Dubitativo)
          Puri... ¿te follaste al técnico de
          la antena?

                      PURI
          (Súbitamente enojada. Ofendida)
          ¡¿En serio Antonio?! ¿Eso es todo
          lo que se te ocurre preguntarme en
          este momento?

                      ANTONIO
          Cualquier momento es bueno para
          saber si tu relacion de catorce
          años ha sido traicionada por un mal
          polvo en el cuarto de control del
          núcleo.

                      PURI
                (Irónica) Uy, uno dice...
         
                      ANTONIO
          ¿Fueron más?

                      PURI
          ¿Y qué más da? Seguramente esté
          muerto.

                      ANTONIO
          Créeme que me gustaría que uno de
          esos bichos le hubiera atravesado
          el pecho con alguno de sus
          miembros, como él te rompió el
          culo.

                      PURI
          Por ahí no, Antonio. Ya lo sabes.

                      ANTONIO
          Vamos, Puri. Ya que has confesado,
          ¿para qué mentir más?

                      PURI
          Es que... La suya se ajustaba
          mejor.

                      ANTONIO
          ¿Cómo me tengo que tomar eso? La de
          veces que me has llamado
          pichacorta, que me has echado en
          cara que no tenía un pene sino un
          penne, un juego de palabras
          bastante penoso, todo sea dicho, y
          encima pasado de cocción.

                      PURI
          Ay mira, ¿qué importa si te haya
          sido infiel por un orificio o por
          otro? Pero, claro, es lo que podía
          esperar de ti, que te deleitaras
          con los detalles morbosos y te
          olvidaras de que lo que
          verdaderamente hace daño es que te
          rompan el corazón.

                      ANTONIO
          No, si eso te lo decía yo: "que no
          duele, que más duele una muela o
          clavarte un cuchillo en los dedos",
          pero tú te negabas en redondo. Erre
          que erre.

                      PURI
          Te hubiera dolido menos si le
          hubiera cogido de la mano,
          hubieramos ido a pasear a las
          granjas hidropónicas y nos
          hubiéramos declarado amor eterno,
          ¿verdad?

                      ANTONIO
          Pues sí, porque eso ya lo hice yo y
          no es para tanto.

                      PURI
          Pues el sexo anal sí, y sin catarlo
          te vas a quedar. Además, tú eres el
          que menos tiene que reprocharme,
          que de no ser por ti no estaríamos
          como estamos.

                      ANTONIO
          No me cambies de tema que eres
          mucho de eso tú.

                      PURI
          Perdona, pero no considero menor el
          hecho de que te trajeras esos
          huevos que encontramos en la cueva
          detrás del garaje. "Nos darán un
          buen dinero los de la Weyland
          Yutani". ¿Y a mí qué? Si seguro que
          querías el dinero para gastártelo
          en vinos.

                      ANTONIO
          Eso no es verdad, lo hubiéramos
          disfrutado juntos.

                      PURI
          Seguro... ¿cuándo has tenido un
          detalle conmigo?

                      ANTONIO
          Aquella vez en que...

                      PURI
          Continúa.

                      ANTONIO
          Sí, mujer, cuando fuimos a...

                      PURI
          ¿Te das cuenta de lo ridículo que
          suenas?

                      ANTONIO
          Pues esta vez te has equivocado.
          Mira lo que tengo aquí.

Antonio saca un fajo de créditos del bolsillo de la chaqueta.

                      PURI
          ¿Qué me quieres demostrar con eso?
          Por si no te has enterado, la
          presencia de xenomorfos en la
          colonia ha provocado el fin del
          capitalismo. Como cualquier otro
          desastre en un sistema aislado. Ni
          todo el oro del mundo serviría para
          comprar nada aquí. Esos billetes
          valen lo mismo que tu penne.

Antonio arroja los créditos a un lado. Se escuchan unos
gritos lejanos.

                      PURI
          Si al menos tuvieramos una Ripley
          en la colonia...

                      ANTONIO
          ¿Para qué quieres a uno de esos
          clones? Puede que nos hubiéramos
          librado de los aliens pero nos
          habríamos suicidado con tal de no
          escuchar sus lamentos.

                      PURI
          Es cierto, decían que habían
          mejorado el diseño pero los de la
          serie 3 seguían igual de
          depresivos.

                      ANTONIO
          Es que es algo congénito a las
          mujeres.

                      PURI
          ¿Ya estamos otra vez?

                      ANTONIO
          ¿Qué he dicho?

Puri pone los brazos en jarras e intenta imitar su voz, o voz de hombre en todo caso.

                      PURI
          ¿Qué he dicho? Ugh, ugh. Vuelvo a
          mi caverna a comer mamut.(habla de
          nuevo con su voz) Eres un cerdo
          machista.

                      ANTONIO
          Lo de machista sobraba.

                      PURI
          Y encima me vienes con bromas. En
          serio, ¿por qué me casé contigo?

                      ANTONIO
          Parece que en esta relación hay más
          preguntas que respuestas. ¿Quieres
          que te responda?

                      PURI
          Déjalo, era una pregunta retórica.

                      ANTONIO
          Cunni...

                      PURI
          ¡Antonio, por favor!

                      ANTONIO
          Tranquila, mujer. Pero no me
          negarás que te lo comía como nadie.
          Seguro que Paco no te lo hacía
          igual.

                      PURI
          Una dama no habla de esas cosas.

                      ANTONIO
          Lo sé, por eso te pregunto.

Puri se queda mirándolo con la boca abierta durante unos instantes.

                      PURI
          Te encanta sacarme de mis casillas,
          ¿verdad?

                      ANTONIO
          Será por el sexo de reconciliación.

                      PURI
          Pues espero que te guste ser pasivo
          porque lo único que vas a sentir
          penetrar es la cola de uno de esos
          bichos atravesando tu garganta.

                      ANTONIO
          Seguro que lo haría con más cariño
          que tus felaciones.

                      PURI
          ¡Pues bien que te corrías!
                      ANTONIO

          Como que me tenía que meter un dedo
          en el culo para...(se detiene)

                      PURI
                (Mirándole sorprendida)
                 No, no pares. Repite lo
                 que has dicho.

                      ANTONIO
          Que eres una pésima feladora.

                      PURI
          Eso no, lo otro, lo del dedo y tu
          ano. Claro, a veces me parecía raro
          que te contorsionaras mientras lo
          hacíamos, pero lo achacaba a una
          mera extravagancia.

                      ANTONIO
          (Avergonzado) Lo vi en un vídeo de
          la compañía y...

                      PURI
          No, si yo no tengo nada en contra.
          Pero estas cosas se hablan. O
          deberían hablarse para no
          terminar...

De nuevo todo queda en silencio. Parecen poner interés en lo que pueda ocurrir en el exterior, pero aparte de crujidos y escapes de gas ocasionales, no hay señal alguna de peligro.

                      ANTONIO
          ¿En qué momento dejaste de
          quererme?

                      PURI
          ¿Dejé?

                      ANTONIO
                (Conciliador) Está bien,
                 dejamos... ¿En qué
                 momento dejamos de
                 querernos?

                      PURI
          Si lo supiera hubiera cortado de
          raíz. No puedes parar la película
          de nuestra vida en el fotograma
          exacto en el que se apagó la llama.
          Imagino que fueron pequeños
          detalles aquí y allá: cuando no
          subías la tapa del retrete, cuando
          no cogías el teléfono si llamaba mi
          madre, cuando ibas a la panadería a
          por una baguette y volvías con dos
          barritas...

                      ANTONIO
          Mira que te dije mil veces que en
          la panadería de la colonia solo se
          hacían barritas porque el 70% de
          los colonos son alérgicos al
          gluten. Si quisieras baguettes sin
          gluten...

                      PURI
          ¡Puag! Eso para los modernos. El
          pan no me sabe igual. ¡Me quitarán
          el gluten de mis frías manos
          muertas!

                      ANTONIO
          Ssshh. No lo digas muy alto que
          puede que ese momento llegue antes
          de lo que piensas.

                      PURI
          Bah, cuando embarqué en aquella
          nave colonial sabía los riesgos que
          corría. No tengo miedo a morir.

                      ANTONIO
          Yo tampoco, pero lamentaría no
          haberme follado tu culo.

                      PURI
          Me das mucho asco, Antonio.
          Apúntalo a la lista de cosas que
          hicieron que aborreciera estar a tu
          lado.

                      ANTONIO
          ¡Pero si solo es un comentario para
          distender el ambiente!

                      PURI
          Además, ¿te das cuenta de la
          fijación que tienes con el tema?
          ¿Hay algo que te ocurriera de joven
          y nunca me hayas contado? Qué se
          yo, ¿cuando eras monaguillo?

                      ANTONIO
          ¿Qué insinúas? ¿Es que acaso no
          tengo derecho a nuevas
          experiencias? El misionero está
          bien para las primeras doce mil
          veces, pero termina cansando.

                      PURI
          ¿Te parece poca experiencia habitar
          un planeta en pleno proceso de
          terraformación en el que yace una
          gigantesca nave alienígena que ha
          resultado contener a la especie
          animal más mortal conocida por el
          hombre?

                      ANTONIO
          Pues ya que lo dices, mejor que te
          hagan una felación. (Se mira el
          paquete, la mira a ella y sonríe)

                      PURI
                (Se queda mirándolo,
                 primero con sorpresa y
                 con asco, pero el gesto
                 va mutando hacia una
                 fría comprensión)
                 ¿Sabes? Pese a que me
                 cueste reconocerlo...
                 Echaré de menos cómo
                 intentas quitar hierro a
                 los problemas. Aunque
                 sea a base de bromas
                 baratas sobre sexo.

                      ANTONIO
          No hables en pasado. Todavía no
          estamos muertos.

                      PURI
          Pero lo nuestro sí.

                      ANTONIO
                (Durante unos segundos
                 calla) ¿Por qué lo
                 hiciste?

                      PURI
          Porque me aburría.

                      ANTONIO
                (Con tono derrotado)
                 ¿Porque te aburrías?
                 Haber jugado al Colonos
                 de Hadley´s Hope,
                 podrías haber montado tu
                 propio sintético en
                 fascículos o alistarte
                 en los marines
                 coloniales, incluso
                 tirarte al técnico de la
                 antena, pero ¿y el del
                 gas? ¿y el kioskero? ¿Y
                 mi amigo Chema?
         
                      PURI
          Es que me aburría mucho...

Se vuelven a quedar en silencio. Antonio se levanta con
cuidado de no hacer ruido y pega la cabeza a la puerta.

                      ANTONIO
          No parece haber nadie. Tal vez los
          xenomorfos hayan sido exterminados.

Abre la puerta lentamente. Una cola de alien le atraviesa la
garganta. Puri se levanta de un salto presa del terror. La
cola se mueve amenazadora arriba y abajo pero luego
desaparece. Puri corre hacia el cuerpo de Antonio.


                      PURI
          Siento mucho lo que hice...

                      ANTONIO
          No te preocupes.(tose) Era mejor
          así...

                      PURI
          Ojalá me hubieran programado para
          llorar...

                      ANTONIO
          Yo hubiera preferido que te
          hubieran programado para dejarte
          dar por...

Antonio muere. Puri deja su cuerpo en el suelo y lo observa
unos instantes. Se asoma a la puerta y desaparece por ella
sin mirar atrás.
Fin
                     
         
                     
                     

0 comentarios:

Publicar un comentario